Lluvia vibrante, sonido despierto.

Imagen

Las nubes parecen transparentes

con el canto presente del agua

que cae y se apaga, que cae y me habla.

Un sonido que se desarma en mi cuerpo silente

y mi voz  se hace murmullo y en susurro vuelvo a mirar

que la luz no se esconde en la niebla

que la tormenta acompaña el canto del mar.

La voz

La voz, instrumento perfecto.

Luz del alma que aparece vibrando sumergida en todos nuestros espacios para dejarlos en libertad.

Sonido siempre transparente

que vibra con la verdad

porque vibra en el corazón.



Renacer en el Canto

Renacer en el canto
canto para volver
con la nota que resuena
en lo frágil de una herida.
El tambor de la pregunta
que retumba en mi alma
se responde en el aliento
de este canto que desarma.
Vivo entonces intensa
esta vuelta a la vida
con mi voz que camina
tranquila, cautiva.